Posts filed under ‘Impuestos’

Crisis en Grecia – Pensando el futuro

Ahora que el BCE (Banco Central Europeo) y el FMI (Fondo Monetario Internacional) ya tienen lista la línea por casi $970 millones de dólares ($750.000 millones de Euros), tendremos que preguntarnos que incentivos estamos dando para evitar que los gobiernos derrochen los recursos que, en este caso corresponden a los Europeos. ¿Cómo evitamos que esto no vuelva a ocurrir?

Por ejemplo, consideremos que la edad de jubilación en Grecia es de 61 años, y el monto mínimo asegurado es de un 80% del valor del salario en actividad.

Adicionemos que el déficit fiscal bordea el 13% del PIB

Sumemos que la Deuda alcanza niveles de 120% del PIB, y se estima que podría llegar a un 140% del PIB en el 2014.

Por último, consideremos un desempleo de 12%

Esta situación no se mejora de un día para otro, ni tampoco se mejora inyectándole dinero a un “barril sin fondo”. Lo que se debe hacer es ponerle fondo a ese barril.

A todos nos gustaría jubilarnos a los 60 (incluso antes), pero si el país no puede pagarlo, habrá que seguir trabajando.

El gran desafío para la Eurozona ahora, es poder enviar las señales adecuadas a los gobiernos “chicos” para que no despilfarren los recursos como lo han hecho algunos en los últimos años. SI esta señal no es muy directa y clara, no existirán incentivos a portarse bien, ya que el Papá BCE saldrá en ayuda siempre de aquellos hijos que gastan más de la cuenta.

Ahora que se calmaron los mercados (siendo las 09:00 del 11/05, los mercados corregían en más de 5% las alzas de ayer), debemos esperar a ver cómo se “socializa” esa pérdida, y cuanto del dinero perdido por el hijo “desbandado”, lo hace la propia familia, y cuanto su entorno más amplio (Eurozona).

Usted logra imaginar lo felices que podrían llegar a estar unos obreros alemanes o unos empleados públicos franceses, de tener que absorber parte del “jolgorio griego”.

mayo 11, 2010 at 9:16 am 1 comentario

Crisis Económica en Grecia

¿Qué pasaría en su hogar si por muchos años usted gastara más de lo que gana?. Probablemente en un comienzo, eso podría ser compensado con deuda, es decir la brecha entre el exceso de gasto, y sus ingresos podría cubrirlos con un crédito bancario, que pagado en 1.000 cuotas, le permita “mantener la bicicleta”. Pero por historias de conocidos, y de otros no tanto, sabemos que eso no es para mantenerse en el largo plazo, algún día esa bicicleta deja de funcionar porque nos cansamos de pedalear.

Bueno, en resumen lo comentado es la historia de Grecia. Los griegos gastaron más de lo que ganaban por mucho tiempo, se endeudaron para mantener ese estándar de gasto, y ahora no pueden pagar la deuda acumulada que es enorme, al punto que el plan de rescate actual contempla estímulos financieros del orden de US$146.000 millones. Para hacerse una idea, el PIB de Chile es de $250.000 millones de US$ aproximadamente.

¿Premio a la Irresponsabilidad?

En parte sí, los griegos se dieron la “gran vida” y ahora el BCE (Banco Central Europeo) se tiene que hacer cargo, junto con el FMI de levantar a esta pobre economía, con el riesgo que el no pago de esas deudas, arrastre a otras economías menores de la zona euro que se encuentran en situación un poco complicada (España, Portugal e incluso Italia).

Acá se cumple a cabalidad el viejo adagio: “Si te debo $1 millón y no tengo con que pagar, yo estoy en un problema. Si te debo $1.000 millones y no tengo con que pagar, TÚ estás en un problema”.

¿Qué tendrá que hacer Grecia para salir del problema?

Básicamente lo que no hizo antes: Apretarse el cinturón, pero ahora de verdad.

1. Alza de Impuestos: IVA de 19% a 23%, automáticamente todo será un 4% más caro. Impuestos al alcohol, tabaco, combustibles, propiedades, productos suntuarios, impuesto especial a grandes empresas. UNA MEGA REFORMA TRIBUTARIA.

2. Dotación Fiscal: Congelada durante 3 años, a arar con los mismo bueyes no más.

3. Pensiones: Se reducen, se aplaza el límite para jubilar, se exigen topes mínimos, etc. Hoy en día Grecia es el paraíso de los jubilados.

4. Reforma Administrativa: Recorte de gasto fiscal con menos municipios, Intendencias y provincias. De 1.300 se pasa a 340.

5. Mercado LAboral: Se flexibiliza las cuotas de profesiones y oficios y se baja la indemnización por despido.

6. Privatizaciones: El Estado venderá muchas empresas que mantiene en forma deficitaria.

7. Control (esto es lo más importante): La Unión Europea controlará trimestralmente el cumplimiento del plan.

Se acabó la fiesta, los que gozaron durante tanto tiempo, ahora no lo harán tanto. Lamentablemente algunos no alcanzaron a gozar y deberán pagar por fiestas a las que no fueron.

Ojalá que los griegos aprendan a que la plata fácil no existe, es una ilusión de corto plazo. (recado para varios países de Latinoamérica).

Ojalá que los países de la UE aprendan a que los niños hay que controlarlos, que en este tipo de cosas el control no está de más, ya que cuando complica a tus vecinos, las decisiones no son tan autónomas.

Ah, se me olvidaba, acá hay otro caso de incentivos mal puestos a la hora de otorgar créditos a privados y países. La mera colocación de créditos no es factor de premio o incentivo directo. Pensemos un poco más y tratemos de evitar futuras crisis financieras producto de esta situación. (Aunque a veces pienso que pedir estas cosas es ir en contra de la naturaleza humana.)

mayo 3, 2010 at 9:13 am 7 comentarios

Financiando la reconstrucción de Chile

El día de ayer indicaba las alternativas para poder realizar el financiamiento necesario para la reconstrucción. precisamente ayer fue cuando el gobierno anuncia la emisión de deuda soberana para financiar la porción de los costos que deberá asumir el sector público, cifra que bordea los US$9.000 millones. El antecedente más reciente de emisión de deuda soberana chilena, lo tenemos en el gobierno de Ricardo lagos cuando se emitió un bono cupón cero a 4 años, con una recaudación de US$600 millones, y la última vez que se financió al Estado con deuda a 10 años fue en el mismo gobierno de Lagos con una emisión cercana a los US$1.000 millones. ¿Cuanto nos cuesta a los chilenos endeudarnos?, en esa época (hablo del 2004) la deuda pagaba 5,62%, ahora el costo es de 2,26% de acuerdo a estimaciones de JP Morgan.

Desde la perspectiva de los costos, financiar esto en forma parcial con la emisión de deuda es una buena alternativa. El bajo riesgo que presenta Chile como país, respaldado por el buen manejo monetario y fiscal de los últimos años, hace que nuestro spread soberano sobre los bonos del tesoro americano, sea tan bajo como para alcanzar tasas como las antes mencionadas.

Pero saquemos un poco la cuenta, supongamos que colocamos $1.000 millones en bonos, además de los $200 que ya se han gastado por parte del sector público, más las $700 de reasignaciones presupuestarias proyectadas para los próximos años, estamos en $1.900, incluso podemos llegar a $2.000, pero ya he señalado que la estimación hecha por el propio gobierno es de gastos cercanos a los $9.000, en el mejor de los casos llegaremos a $8.000. Entonces la pregunta obvia es de ¿Donde se obtienen los $6.000 que faltan?

IMPUESTOS

Mi impresión es que el alza prevista de impuestos tendrá un efecto comunicacional más que efectivo, y una diferencia importante deberá salir de alguno de los 2 fondos soberanos que mantiene el país en el exterior.

Ah, lo olvidaba, el anuncia de la emisión de deuda es que se hará en el exterior, así que ojo con el tipo de cambio, mi parecer es que tendremos en los próximos meses un dólar más cercano a los $500 que a los $550.

Más adelante volveremos a este tema para seguir comentándolo, ya que es una noticia en desarrollo.

abril 9, 2010 at 9:07 am Deja un comentario

¿Cómo financiamos la Reconstrucción de Chile?

Necesitamos cerca de $30.000 millones de dólares para poder volver al nivel en que estábamos el viernes 26 de febrero de 2010. Así es, alrededor de un 15% del PIB es necesario para volver a reconstruir.

Analicemos esa cifra. Los $30.000 millones no significa que eso va a tener que gastar el Estado para dejar todo OK, esa cifra se obtendrá de: Seguros (aprox $8.000 millones, algunos analistas indican que no serán más de $4.000), aportes de privados (el tabique de los muros de su casa, o las tejas de la casa, los ventanales de algunas oficinas, etc, etc.). Se estima que esto será alrededor de $10.000 millones. En este caso los privados: personas, empresas, instituciones privadas, destinarán estos recursos a reconstruir, y obviamente dejarán de destinarlos a otros efectos. Parte de esto saldrá de ahorros, lo cual impulsará más la economía (gasto en vez de que la plata esté “estancada”), pero otro monto no menor, será reasignación, es decir si antes salía a comer a un restaurant 2 veces al mes, ahora no podré salir por varios meses, porque dicho dinero lo utilizaré en comprar los vidrios, reparar el techo, pintar el muro, etc.

La diferencia es lo que tendrá que financiar el Estado de Chile para reconstuir obras fiscales: carreteras estatales, puentes, servicios públicos, hospitales, colegios, etc.

¿De dónde sacamos la plata?

Varias alternativas tenemos afortunadamente. Gracias a un manejo fiscal prudente en los últimos años, tenemos una “billetera” de más de $15.000 millones en los 2 fondos soberamos. Una opción es sacar plata de esos fondos. ¿Cuál es el problema?. Yo veo 2: Se deja de tener estos “colchones” para futuras eventualidades, y el segundo es que esos US$ de entrar al país (están invertidos en el extranjero) debiera ser gradual, ya que el mercado de divisas chileno no aguanta intervenciones de tal magnitud. El precio del dólar se caería a niveles insospechados, con el consiguiente problema en el sector exportador. Aunque el Banco Central recibiría bien la noticia por el efecto en las expectativas de inflación que eso podría generar.

Otra alternativa podría ser la deuda. Chile es acreedor neto en estos momentos, es decir el sector público no mantiene deuda. Esto implica que tenemos una posibilidad que nos presten dinero desde el exterior a tasas de interés muy convenientes, y sin mayores problemas o contratiempos. Esto por la vía de emisiones de deuda soberana, o a través de créditos directos. Si pedimos dinero fuera, tenemos el mismo problema de cómo liquidamos las divisas en el mercado local para entrarlas, por lo tanto lo que deberíamos hacer es emitir deuda en pesos o UF localmente para poder hacer las transacciones en entorno local y no pasar por el efecto colateral del tipo de cambio.

Tercera alternativa, la dejé para el final por su nivel de controversia. SUBIR IMPUESTOS

En esta discusión podríamos escribir mucho, pero acotaré al análisis a un fundamento básico de las finanzas, aunque sé que el tema tiene mil aristas más.

Las inversiones de corto plazo se financian con fuentes de corto plazo, las inversiones de largo plazo se financian con fuentes de financiamiento de largo plazo.

En los próximos 3 años estaremos invirtiendo dineros fiscales que ayudan a esta reconstrucción. Esos dineros deberán provenir del incremento del impuesto de primera categoría a personas jurídicas cuyas renta líquida imponible sea superior a X monto. (tal vez se fije nivel de ingresos y no renta, recordemos que las empresas pagan impuestos por sus utilidades y no por sus ingresos, no así las personas que pagamos impuestos por nuestros ingresos, que dicho sea de paso coloca a nuestro sistema de impuesto a la renta en una tremenda situación de inequidad con las personas naturales, discriminando en forma atroz entre diversos contribuyentes)

Esa alza de impuesto, si se concreta, deberá, y digo DEBERÁ, ser transitoria. No puede interferirse el funcionamiento de la economía con impuestos permanente o de largo plazo, para financiar proyectos con una duración definida. Si esto no ocurre así, estaremos en la situación de un alza permanente, que hará que el Estado se agrande más aún, y asuma mayor peso de las decisiones económicas en nuestro sistema.

Lamentablemente nuestra Constitución no permite “atar impuestos a ciertos proyectos”, lo cual es una máxima tan básica como obvia en materias de financiación, pero nosotros no lo podemos hacer, por lo cual nos vemos atados de manos y sólo podemos jugar con la duración del impuesto.

Si se suben, el alza DEBE ser transitoria, de forma que una vez que esos dineros entren, se inviertan en los proyectos de reconstrucción y se cumpla el objetivo para el cual se realizó dicha alza, entonces el impuesto baja y vuelve a su tasa “normal”.

abril 8, 2010 at 9:31 am 2 comentarios

Equidad en el pago de Impuesto a la Renta

sii

Tal vez muchos pasan por alto esta situación, pero creo que es una de las discriminaciones más evidentes y fuertes que tenemos en materia de legislación tributaria (y me atrevería a decir económica). Casi todos los contribuyentes tienen la posibilidad de pagar impuestos sobre sus rentas, es decir sobre sus incrementos patrimoniales, o como dice la misma Ley de Impuesto a la Renta en su artículo n° 2:

Por “renta”, los ingresos que constituyan
utilidades o beneficios que rinda una cosa o actividad y
todos los beneficios, utilidades e incrementos de
patrimonio que se perciban o devenguen, cualquiera que
sea su naturaleza, origen o denominación.

 

(Entenderemos) Por “renta”, los ingresos que constituyan utilidades o beneficios que rinda una cosa o actividad y todos los beneficios, utilidades e incrementos de patrimonio que se perciban o devenguen, cualquiera que sea su naturaleza, origen o denominación.

El concepto está claro: Ingresos que constituyan utilidades o beneficios, incrementos patrimoniales.

Si una empresa u organización tiene ingresos por sus ventas de bienes y/o servicios, la ley le permite rebajar de esos ingresos, todos los gastos que se asocien directamente a la producción y comercialización de esos bienes y servicios.

Si un profesional independiente (un asesor, un vendedor comisionista, una modelo, un fotógrafo, un médico) presta servicios y obtiene ingresos, la ley le permite optar por descontar los gastos asociados, o necesarios apra producir esos ingresos, sobre una base efectiva o presunta (este último un 30% de los ingresos, con un cierto tope).

En concreto, el impuesto a la renta en estos casos se aplica sobre la utilidad o incremento patrimonial real, o dicho de forma matemática: Ingresos – gastos = utilidad; utilidad * 17% = Impuesto a la renta a pagar.

Cabe mencionar que la manera de determinación del cálculo de esos ingresos, gastos y utilidades tributarias o Renta Líquida imponible, se efectúa de acuerdo a normas impositivas y no a normas contables financieras o PCGA.

¿Cuál es la injusticia entonces?

La injusticia se comete con los profesionales o trabajadores dependientes, la gran mayoría de los trabajadores del país, los cuales, a parte de no tener opción en el pago de los impuestos, ya que nos los descuentan mensualmente de nuestras remuneraciones. (Ni contemos el perjuicio financiero producto del costo de oportunidad del uso de los fondos). Lo más injusto es que se paga el impuesto a la renta sobre los ingresos y no sobre la renta, tal cual fue definida en el mismo artículo 2 de la ley (DL 824).

Esto genera situaciones como la siguiente:

Dos personas que ganan $1.500.00 totales al mes. Uno tiene 2 hijos en edad escolar y está casado. El otro tiene 28 años, está soltero y vive con sus padres aún. El primero tiene que pagar: 2 colegios, dividendo, cuotas de préstamos y gastos de mantención del hogar. El segundo aporta una cuota mensual a sus padres para pagar ciertos gastos de la casa.

El primero no tiene capacidad de ahorro, ya que gasta los mismos $1.500.000 que gana en gastos propios de vida de una familia de ese tipo (típica familia clase media chilena).

El segundo ahorra mucho dinero, ya que de los $1.500.000, gasta no más de $500.000 pesos mensuales en sus “gastos de vida”.

El primero no tiene rentas, ya que de sus ingresos, descuenta mensualmente una cantidad de gastos similar. En concreto sus incrementos patrimoniales son mínimos, si es que los hay.

El segundo tiene rentas cercanas a los $1.000.000 pesos mensuales, los cuales puede ahorrarlos o simplemente gastarlos. Sus incrementos patrimoniales son sustanciales en relación a sus ingresos totales

¿Cuanto impuesto pagan ambos?

Aproximadamente $70.000 mensuales, ambos por igual.

Ustedes decidan si eso es justo o no.

¿Cómo se ha tratado este tema en otras legislaciones?

A los trabajadores dependientes, se les permite rebajar de sus ingresos un determinado porcentaje por cada gasto de vida comprobable. Así por ejemplo, si un individuo es padre de un hijo, podrá rebajar su carga de impuestos en un 5%. Si tiene dividendos hipotecarios que pagar, entonces le permitirán descontar de sus ingresos dichos dividendos con ciertos topes (para no pensar en viviendas de lujo). Si paga colegios, entonces se le rebaja un 2% de sus impuestos con un cierto tope de esa rebaja.

Esto deja mayor ingreso disponible a las personas, profundiza la igualdad en materia tributaria y hace más equitativo un sistema que partió pensado hace 35 años atrás. Con los profundos cambios vividos en estos últimos 35 años, bien vale la pena revisar este tipo de leyes en sus fundamentos.

junio 3, 2009 at 1:16 pm 1 comentario


febrero 2020
L M X J V S D
« Ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
242526272829  

Blog Stats

  • 141.521 hits

Páginas